El orden de los apellidos

El orden de los apellidos se establece en la Ley 20/2011, de 21 de julio, del Registro Civil.

El consenso, los acuerdos entre los padres, siempre son la mejor fórmula para regular sus relaciones y las de éstos con sus hijos.

El orden de los apellidosYa hemos hecho referencia a esto en diversos artículos de este blog, especialmente en lo referente al Derecho de Familia. Así, a modo de ejemplo: Custodia Compartida en País Vasco: vigencia, pactos, vivienda; 10 cosas que debes saber para separarte o divorciarte.

La reforma operada por la nueva normativa del Registro Civil, “obliga” a que los padres se pongan de acuerdo sobre el orden de los apellidos, pues ya no es primero el del padre y segundo el de la madre por defecto, sino que debe así de ser acordado por ambos progenitores.

Además, la decisión tomada respecto del orden de los apellidos del primogénito, afectará al resto de los hijos comunes.


Inscripción de nacimiento y filiación

Determina el Artículo 44 como hecho inscribible el nacimiento de las persona. Este hecho se produce, conforme a lo previsto en el artículo 30 del Código Civil: “en el momento del nacimiento con vida, una vez producido el entero desprendimiento del seno materno“.

A partir de aquí empiezan los problemas. Efectivamente hay que poner nombre y apellidos al recién nacido. Además de su identidad, se hace constar:

  1. La fecha.
  2.  La hora.
  3. El lugar del nacimiento.
  4.  Se determina el sexo y
  5. Se hace constar su filiación.

La inscripción de nacimiento se realiza por declaración en documento oficial, firmado por el/los declarante/s, acompañada del parte facultativo.

El Encargado del Registro Civil, practicará inmediatamente la inscripción de nacimiento. Tal inscripción determina la apertura de un nuevo registro individual, al que se asignará un código personal.

 

El orden de los apellidos

El art. 49 de dicha Ley del registro Civil, establece el contenido de la inscripción de nacimiento y la atribución de los apellidos.

Así, en la inscripción de nacimiento constarán los datos de identidad del nacido consistentes en:

 El orden de los apellidos

El orden de los apellidos

  • El nombre que se le impone.
  • Los apellidos que le correspondan según su filiación.

Además, constará como hemos dicho: el lugar, fecha y hora del nacimiento y el sexo del nacido.

La filiación determina los apellidos. Así, “…si la filiación está determinada por ambas líneas, los progenitores acordarán el orden de transmisión de su respectivo primer apellido, antes de la inscripción registral“.

Si hay desacuerdo (o no se hacen constar los apellidos en la solicitud de inscripción), el Encargado del Registro Civil, para que comuniquen el orden de apellidos, en el plazo máximo de tres días, requerirá a:

  1. Los progenitores. O a
  2. Quienes ostenten la representación legal del menor.

Transcurrido dicho plazo sin comunicación expresa, el Encargado acordará el orden de los apellidos atendiendo al interés superior del menor.

En los supuestos de nacimiento con una sola filiación reconocida, ésta determina los apellidos. El progenitor podrá determinar el orden de los apellidos.

Hay que tener en cuenta que el orden de los apellidos establecido para la primera inscripción de nacimiento, determina el orden para la inscripción de los posteriores nacimientos con idéntica filiación.

También se incorporará a la inscripción el código personal asignado al recién nacido.

 

Consecuencias prácticas

A partir de la entrada en vigor de dicha norma (30/07/2017),  ya no se aplica que el primer apellido sea el del padre y el segundo el de la madre.

Antes ya se podía invertir el orden, pero ahora resulta necesario que los padres acuerden el orden de los apellidos de su primer hijo, teniendo en cuenta que los demás que tengan, tendrán el mismo orden de sus apellidos, de ahí su importancia. Para llegar a ese acuerdo en el orden de los apellidos del recién nacido, disponen tan solo de tres días.

 El orden de los apellidos En caso de desacuerdo, será el Encargado del Registro Civil quien determine el orden de los apellidos.

Para ello, establece la norma que el criterio que se seguirá, para determinar el orden de los apellidos, el Encargado del Registro, como ya hemos dicho tendrá en cuenta el “interés superior del menor” (art. 49.2 de la Ley del Registro Civil).

Antes de la entrada en vigor de la norma comentada, se tenía en cuenta aspectos como:

  • Que el primer apellido pueda inducir a confusión:
  1. Con un nombre propio.
  2. Con la identidad de otra persona con fama negativa, de notoria relevancia.
  • Evitar combinaciones malsonantes o contrarias al decoro
  • Eludir cacofonías.
  • Dar preferencia al apellido que resulte infrecuente según el INE.

 

Modificación posterior del orden de los apellidos

Es importante tener en cuenta que, una vez llegado a la mayoría de edad, el inscrito en el Registro Civil, tiene la facultad de poder invertir el orden de los apellidos.

Para ello debe realizar la correspondiente solicitud en el Registro Civil, por lo que, el orden de los apellidos, se puede modificar posteriormente.

 

¿Cómo se inscribe un hijo en el Registro Civil ahora?

Están obligados a promover la inscripción de nacimiento (art. 45):

  • 1. La dirección de hospitales, clínicas y establecimientos sanitarios.
  • 2. El personal médico o sanitario que haya atendido el parto (cuando tenga lugar fuera de establecimiento sanitario).
  • 3. Los padres (salvo renuncia al hijo en el momento del parto).
  • 4. El pariente más próximo o, en su defecto, cualquier persona mayor de edad presente en el lugar del alumbramiento al tiempo de producirse.

 

Inscripción electrónica

Se concibe el nuevo Registro Civil, la Ley suprime el tradicional sistema de división del Registro Civil en Secciones:

  • nacimientos
  • matrimonios
  • defunciones
  • tutelas
  • representaciones legales

Se crea un registro individual para cada persona a la que desde la primera inscripción se le asigna un código personal.

Ley se diseña un Registro Civil único para toda España, informatizado y accesible electrónicamente.

Se trata de una base de datos única, un registro electrónico, en el que se realizan asientos informáticos, que:

  • Organiza la publicidad.
  • Da fe de los hechos y actos del estado civil.

Las personas obligadas a promover la inscripción deberán comunicar los hechos y actos inscribibles:

  • Mediante la presentación de los formularios oficiales debidamente cumplimentados (se debe de indicar el orden de los apellidos acordado).
  • Remitiendo por medios electrónicos y acompañando los documentos acreditativos establecidos para cada caso.

 

Facilitamos a continuación diversos enlaces a las normas citadas en este trabajo:

Aviso LegalLey 11/2012, de 21 de Julio, del Registro Civil.

Ley 19/2015, de 13 de julio, de medidas de reforma administrativa en el ámbito de la Administración de Justicia y del Registro Civil.

Código Civil: Real Decreto de 24 de julio de 1889.

 

No Hay Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *