Conducción bajo influencia bebidas alcohólicas. Alcoholemia 2

Conducción bajo influencia bebidas alcohólicas.

Alcoholemia 2: consejos y recomendaciones en el caso de que un conductor se vea ante la práctica de pruebas para detectar si  se realiza conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas o drogas.

Alcoholemia: conducción bajo influencia de bebidas alcohólicas

Alcoholemia: conducción bajo influencia de bebidas alcohólicas

 

 

Las pruebas de aire expirado: son las más habituales para la detección de alcoholemia.

Están obligados a realizarlas los conductores de vehículos y de bicicletas.

—ooOoo—

También los demás usuarios de la vía, cuando estén implicados en un accidente.

 

Los sujetos de las pruebas

Los agentes pueden someter a pruebas de detección alcohólica a:

  1. – Cualquier usuario de la vía.
  2. Conductor de un vehículo implicado en un accidente de tráfico (como posible responsable).
  3. – Conductores con síntomas evidentes.
  4. – un conductor denunciado por cometer infracciones.
  5. – Los conductores requeridos en controles preventivos, ordenados por la autoridad responsable.

Las pruebas

Se realizan por los agentes encargados mediante etilómetros oficialmente autorizados y certificados. El sistema de medida se realiza mediante aire expirado. El aire es explusado por el conductor, y es medido por dichos aparatos.

Se pueden repetir dichas pruebas a solicitud del interesado. También, del Juez encargado.

Suele realizarse una prueba preliminar. Esta, se hace con un etilómetro portátil de muestreo. En caso de dar positivo, resulta necesario realizar las pruebas con un etilómetro evidencial. Es decir, certificado y verificado mediante las correspondientes revisiones periódicas (el atestado ha de contener dicha verificación y estar vigente).

Si la prueba así realizada es positiva. Aún han de transcurrir al menos diez minutos para realizar la segunda prueba. En estos casos es conveniente cambiar la boquilla (para que no exista en la usada, rastro alguno de alcohol).

En el supuesto de que la segunda prueba sea igualmente positiva, se procede a inmovilizar el vehículo. La excepción viene cuando haya otro conductor que pase las pruebas y se haga cargo del mismo. Efectivamente, al conductor, al que el resultado de ambas pruebas es positivo, se le impide conducir en ese momento. Por tanto, no se le permitirá conducirlo, hasta que su tasa arroje un resultado negativo. Puede consultar, sobre esto mismo,  nuestro artículo complementario aquí.

Las alegaciones

Durante todo el procedimiento de toma de las muestras de aire, el conductor puede realizar alegaciones y comentarios. Todos los que considere oportuno. También está facultado para realizar las mismas su abogado, si le asiste, o también otra persona. De todo ello debe extenderse la correspondiente diligencia en el atestado.

Alcoholemia: conducción bajo influencia bebidas alcohólicas

Alcoholemia: conducción bajo influencia bebidas alcóholicas

La prueba en sangre

Si el resultado de las dos pruebas anteriores resulta positivo el interesado puede solicitar la realización de un análisis clínico. Su objetivo será determinar la concentración de alcohol en sangre.

Esto puede ser favorable, si la tendencia de las dos pruebas anteriores es descendente y se está próximo al límite. Efectivamente, pues se tardará en realizar el analisis y el resultado será previsiblemente más bajo.

Se debe evitar que en el lugar de extracción se desinfecte con alcohol. Pues esto puede influir negativamente en el resultado.

En cualquier caso, estas pruebas clínicas de alcohol se realizarán a costa del conductor implicado que las solicite.

Los resultados

En caso de que la tasa que arrojen los resultados de estas pruebas, bien mediante aire expirado, bien mediante análisis clínico, sea constitutiva de delito, puede ser asistido por un abogado, derecho al que puede renunciar.

A la vista de los resultados puden o bien poner en libertad al conductor investigado. O tambien trasladale a dependencias policiales para toma de declaración y realización del atestado. En el atestado se consignarán las circunstancias psicofísicas observadas por los agentes. Igualmente, se reflejará o cualquier otra diligencia que se estime conveniente.

Destacaremos que en la comisaría, si se le toma declaración, ha de realizarse en presencia del abogado. El letrado puede tener previamente acceso al atestado. Igualmente, el abogado puede entrevistarse reservadamente con el conductor presuntamente responsable. Todo ello antes de la declaración  del presunto infractor.

Para más información, les remitimos a otro artículo anterior sobre este mismo tema de la alcoholemia.

También es interesante este folleto de la DGT.

Isidro GómezAbogadoDigital

[yasr_multiset setid=0]

Compártelo!

No Hay Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *